¿Y ahora quién podrá defendernos?

Victor Chininin Buele

Lo que hace al Chapulín Colorado el héroe favorito de mi infancia y la razón por la que no hay nadie en el mundo de Marvel como él es que aunque tembleque y miedoso e inútil y sencillo, él siempre respondía al llamado del deber. Muchos han dicho que la valentía no es la ausencia del temor sino que es hacer lo que se debe hacer a pesar de andar muerto de miedo.

Llegó el día. Yaku dirá por el resto de su vida que fue víctima de un fraude electoral de proporciones monumentales. Supongo que el Mashi pudiera decir algo así también. Y me imagino que el vencedor de la contienda ya no seguirá haciendo videos de TikTok porque ya obtuvo sus votos.

Usted pudo haber tenido razones excelentes para votar por Arauz, por Lasso, por el voto nulo, por el voto en blanco. Usted pudo haber tenido razones horribles para tomar cualquiera de esas decisiones.

Y usted puede pasarse los próximos años peleándose con los demás por gente que ni lo conoce a usted y a quienes las preocupaciones y dificultades de su vida en realidad no les quitan el sueño.

Pero la pregunta es necesaria. Y como el Chapulín es un personaje ficticio de nuestras infancias, la pregunta es apremiante: ¿Quién podrá defendernos?

La tristeza del sainete político que nos dio estas opciones no debe ser ignorado por nosotros. Estos falsos mesías que vienen cada cierto tiempo a prometernos la luna, las estrellas y paz en la tierra deben ser desenmascarados y mostrados por lo que son en verdad: seres humanos finitos y altamente incapaces de producir el cambio que todo ecuatoriano anhela.

Somos alcahuetes de alianzas fingidas, de matrimonios políticos por compromiso que tienen los documentos de divorcio listitos incluso antes de que podamos acabar de celebrar el supuesto triunfo.

Nos engañan porque nos dejamos engañar. Ni el hijo del mesías Correa ni el banquero del Guayas tienen la solución. Somos un país complejo y lleno de paradojas. Somos un país conflictivo y con problemas profundos.

En una canción reciente, el artista dominicano Redimi2 escribió lo siguiendo desde el punto de vista de uno de los ladrones que estaban siendo crucificados con el Mesías verdadero, obviamente modernizado y con sabor a música urbana:

Ah, ahí estás tú, el que decías
Ser el enviado, el supuesto Mesías
El que iba a destruir el templo
Y a reconstruirlo en tres días

Fantasías y sensacionalismo
Tus seguidores llenos de fanatismo
Si en verdad eres quien dices ser
Sálvanos y sálvate a ti mismo

Si resucitaste muertos con tu palabra
Si en verdad sanaste tanta gente
Cómo es posible que no puedas liberarte
Si aquí estamos conscientes de que eres inocente

Aunque pensándolo bien, eres culpable
Tu poder se hizo dudable
Demuéstrame que me equivoco
O sálvanos, que esta agonía es insoportable

Willy González, Redimi2, https://youtu.be/oLlB2jvjZHY

Ese es nuestro predicamento. La agonía es insoportable y algunos nos chuman un ratito y nos ayudan a convencernos de que todo va a estar bien y que el Reino del Cielo ya está en Ecuador. Pero tarde o temprano llega el chuchaqui y nos quejamos del dolor de despertarnos a la realidad. ¿Buscará el banquero los intereses del pueblo? ¿Cuáles intereses? ¿Avanzará causas y movimientos que se oponen a Dios o aquellos que buscan darle gloria o ninguno de los dos?

No lo sé. No confío en él. No confiaba en Arauz tampoco. Ni en Hervas. Ni en los sueños quijóticos de Alvarito. Lo que sí sé es lo que debo de hacer por Guillermo Lasso:

Exhorto, pues, ante todo que se hagan plegarias, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad.

1 Timoteo 2:1-4 (NBLA)

Entonces debo orar y orar mucho.

En esperanza de que el evangelio penetre hasta lo más profundo de la nación: los corazones abatidos y endurecidos de una nación desilusionada. Porque cuando dejemos de seguir a estos falsos mesías y los corazones sean regenerados podremos tener esperanza duradera y podremos poner los graves problemas de la nación en su correcta perspectiva y trabajar sin cansancio esperando la redención de las consecuencias de los tristes pecados que nos han acechado.

Que Dios bendiga al Ecuador y a su nuevo presidente. Y que busquemos avanzar de alguna manera. Pero más que nada quiero cerrar con la Palabra de Dios por medio de Pablo:

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, a Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.”

Efesios‬ ‭3:20-21‬ ‭(NBLA‬‬)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s