Cristo Ya Viene

Victor Chininin Buele

Yo crecí respirando política. Me fascina. No soy un politólogo profesional ni doctor en ciencias políticas. Pero algo muy profundo y nostálgico me sobrecoge cuando recuerdo esas notas re-si-si-si-do-si-la de las cuñas de la Izquierda Democrática.  Aprendí a leer muy temprano y los amigos de campaña de mi papá no creían que yo podía leer las pancartas y lo que los periódicos decían acerca de Rodrigo, nuestro amigo, el pueblo está contigo.

La verdad es que para un niño de menos de cinco años recorriendo las polvorientas carreteras de la vieja república en buses con alto olor a diesel o batallando contra el mareo en carros prestados a los amigos de mi papá, una cosa era muy clara: una vez que Rodrigo gane, nuestra vida cambiará.

Todos somos políticos.  O como yo prefiero decirlo, todos somos teólogos.

Mi padre es un político excelente, nunca ve el lado negativo de la vida y es un trabajador incansable.  Yo honestamente creo que él puede hacer ganar a cualquiera, aunque no tenga ninguna experiencia, y algunitos cuyos nombres el honor no permite que comparta en público lo saben muy bien.  No es una broma decir que mi esposa y mi madre tienen terror a las palabras Chininín Presidente porque ellas saben muy bien que mi padre lo puede hacer una realidad y que el linchamiento mediático estaría listo contra este vendepatrias, gringo wannabe, pastor cristiano, y eso solamente para empezar.  Quién sabe qué se inventarían para no dejar trabajar.

Rodrigo.  Rodrigo no hizo nada por nosotros.  Excepto permitir una de las vergüenzas y desilusiones más grandes de mi niñez.  Una revisión de Diario El Siglo de aquellos tiempos les puede decir a qué me refiero. La verdad es que como muchos de quienes trabajan más duro en las campañas probablemente los del grupo de los dirigentes nunca pusieron el nombre de mi papi en las famosas ternas.  Rodrigo quizá nunca supo quién era mi padre.  Pues si él en verdad hubiera conocido al hombre… Pero la verdad es que aunque supiera quien fue, nosotros nunca íbamos a comprar nada.

Esa es la patria del pasado.  Pero también la de hoy.

Es por esto que nunca he protestado contra la Revolución Ciudadana de Rafael Correa a pesar de tener serias y profundas divergencias con su ideología y política.  No lo he hecho por tener miedo sino porque solamente Correa con su personalidad fuerte pudo hacer muchas de las cosas que los cobardes del pasado no pudieron.  Mi coronel Gutiérrez también fue un Cristo para mi país.  Tal como Rodrigo lo fue para mi.  Yo pensé que un hombre recto, un militar, sin ninguna experiencia política en la podredumbre de aquel socialcristianismo fingido podría darnos esperanza.  Pero lo que muchos no dicen es que más allá de los memes que hacen de él, Lucio verdaderamente intentó gobernar sin la partidocracia.  Pero se dio cuenta que sus tentáculos eran tan poderosos que solamente León podía dar las órdenes para que se abrieran.

La verdad es, Ecuador es ingobernable sin los tentáculos de la partidocracia.

Pero el Mashi lo hizo.

Y ese es su lugar en la historia ecuatoriana.  Me saco el sombrero.  Batalló contra la ineficiencia, la falta de desarrollo, las trabas a todo, la burocracia, la partidocracia, la oligarquía.

Pero, como su hasta-hace-poco fiel compañero de batalla dijo un día, no pudo ganar el corazón de los ecuatorianos.  No pudo cambiar nuestra manera de ser.

El Mashi ya viene ha sido el tono de las últimas semanas.

Ha vuelto el Mashi.

Lo siento profundamente por su familia.  Lo siento profundamente por su salud y su felicidad.  Rafael Correa no vuelve a Ecuador como el Cristo en Domingo de Ramos.  Rafael Correa vuelve a Ecuador a enfrentar un monstruo.  Y a enfrentarse a sí mismo.

Para nosotros, la gentecita común y corriente, no es fácil discernir quién nos está mintiendo:

Puede ser que Vidrio sea Glas, un hábil corrupto, mentiroso y ladrón que utiliza el legado de Rafael Correa para manipular a las masas haciéndonos creer que es inocente.  Un hombre que utilizó los sectores estratégicos para estratégicamente llenar sus bolsillos.

O

Puede ser que Glas sea en verdad un hombre de cultura intachable, un caballero, el único en la historia que ha enfrentado a la justicia con confianza fiel en la veracidad y la honestidad.  Un hombre que sirvió a su patria y manejó los sectores estratégicos para darle la espalda a la vieja república.

Puede ser que Lenín sea el más vil traidor, doble cara, el Caballo de Troya de León que aun gobierna desde la tumba.  Puede ser que Lenín sea ese Judas que besó y traicionó a su señor a cambio de unas miserables monedas que no tienen valor eterno.  Puede ser que él no se haya dado cuenta que es el próximo Lucio, quien no se dio cuenta que para los de la partidocracia el presidente no es más que el papel higiénico con el cual deshechan sus desperdicios.

O

Puede ser que Lenín sea el más valeroso soldado contra la corrupción que ama profundamente al país y que no quiere que seamos borregos siguiendo ciegamente a un concepto mítico de una revolución que parece ha hecho todo a medias y al apuro.

Pero la verdad es que un pobre don nadie como yo nunca sabrá la verdad.

Pero yo si sé esto:

  • Somos traidores.  De los más viles.  ¿O acaso ninguno de ustedes no le ha traicionado a su pana de toda la vida para ganarse a la chica o el puestito?
  • Rafael Correa no es Cristo.  Rafael ha vuelto.  Debemos orar por él, por su familia, por su protección, por su salud, por su libertad, por su vida.  Pero Cristo ya viene.
  • Por más que Rafael haya transformado al Ecuador, él no es el Mesías.  No podemos confundir a un hombre que ha dado todo por nuestra nación por Aquél que dio todo para que una persona tan corrupta como yo, un traidor tan vil y mentiroso como yo pueda tener vida eterna.
  • Todos somos corruptos.  Hacemos lo que no debemos.  No hacemos lo que debemos.  Todos somos ladrones y mentirosos.  ¿O no se han comido un pedacito de algo que no es suyo o no se han llevado algo que era de alguien más?
  • El juicio a Jorge Glas debe hacernos temblar de miedo.  Si Glas ha sido honesto su futuro es brillante por toda la eternidad.  Pero si no, su juicio nos recuerda que el día ya viene cuando Cristo como justo juez nos mostrará nuestra culpabilidad, no solamente la de esos.

Y solamente la justicia de Cristo, su santidad y honestidad prevalecerán.  No hay nada, absolutamente nada que pueda justificarnos.  Puentes, carreteras, sectores estratégicos, honestidad, obediencia a la justicia, sacrificios económicos, familia, lucha contra la corrupción.  Nada de eso servirá.

Correa nos ha recordado desde aquél lugarcito en Bélgica que “todo lo desleal y mediocre será efímero” y en eso él tiene toda la razón.  Sea quien sea que sea el mentiroso en este juego de política, Dios es juez y Él no se puede comprar.

Mientras tanto, Él protege a nuestro país y a nuestras almas.

Y nos llama.

“Ven”

Ven. traidor, ven a Mi y ten vida.
Ven, mentiroso, ven a Mi y ten vida.
Ven, ladrón, ven a Mi y ten vida.
Ven, asesino, ven a Mi y ten vida.
Ven, adúltero, ven a Mi y ten vida.
Ven, corrupto, ven a Mi y ten vida.

Porque sabemos que en ese momento en el que la pantalla está apagada, las luces están apagadas, los de la fiesta del barrio ya se durmieron, y los gallos aun no cantan… sabemos que nosotros somos el peor ejemplo de esas cosas.  Necesitamos salvación.

Y la verdad es:

¡Cristo ya viene!

Lenín Moreno y el futuro de la Pacha Mama

Victor Chininin Buele

El otro día (la manera en la que por alguna razón me gusta referirme a eventos que pasaron ya hace algún tiempo) estaba regresando a casa de una aventura laboral en Tailandia.  Mientras esperaba por el tercer pájaro hacia la metrópolis de Nueva York tomé una foto de la sala de espera en Ámsterdam para recordar al aeropuerto.  Al revisar la fotografía observé a un personaje muy sufrido en la esquina.  Quizá estaba con dolor o con cansancio.  No lo sé.  Y vi a una compañera fiel a su lado alentándolo.  Y pensé cuánto quisiera la oposición al oficialismo una foto como aquélla para aprovecharse de la apariencia de sufrimiento para sus motivos políticos.  Me levanté y decidí saludarlo.  Muchas veces nosotros pensamos que quienes han tenido el privilegio de dirigir a nuestro país pertenecen a otro mundo.  Pero son seres humanos como nosotros.  Entonces lo hice.  Y fui sorprendido por una humildad que me demostró que estaba conversando con un gigante.  Al agradecerle por su labor para la inclusión social no quiso recibir alabanza sino que empezó a dar crédito a otros.  La humildad de Jesucristo mostrada en lugares como Filipenses 2 es una humildad que nos enseña que quien en verdad es grande debe mostrar una actitud humilde considerando al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.

Esta semana se ha hecho pública la noticia que este gigante es uno de los candidatos presidenciales en Ecuador.  Esto amerita un poco de reflexión.

No me gusta “etiquetar” a las personas.  Pienso que crear categorías en las cuales ponemos a las personas no nos ayuda a llegar a la unidad verdadera.  Pero como esta reflexión tiene la política en su corazón no puedo evitar el uso de ciertos sustantivos y adjetivos.  Por ello pido mis disculpas al lector.

No soy correísta.  No soy de la oposición tampoco ya que una de las manifestaciones más trágicas de la falta de unidad de los ecuatorianos es que no pueden encontrar un candidato viable y que pueda hacer una oposición efectiva.

Ecuador ha cambiado mucho en la llamada década ganada.  Tenemos excelente infraestructura.  Tenemos mayor acceso a centros educativos que parecen demostrar  calidad.  Tenemos orden.  Podemos ir a realizar trámites públicos sin tener la necesidad de llevar ofrendas de amor a los funcionarios para suplicarles  su atención.  El otro día con mi esposa nos encontrábamos en el mercado y una señora nos contaba con gran emoción como sus hijos que no hubieran tenido acceso a educación superior eran becados.  Debemos ser sensatos y dar gracias.  Claro – es muy fácil empezar a hablar de cuestiones económicas y del uso del presupuesto nacional y de la caída del precio del petróleo y de la nueva matriz productiva y todo eso.  Pero estas cuestiones económicas no me preocupan tanto.  En realidad, cualquier situación mundial que nos ayude a ver que no podemos depender solamente del petróleo es algo útil para nuestro país.  No puedo ver una otra manera de maximizar nuestra percepción de la necesidad de cambiar la matriz productiva.

La razón que me lleva a escribir esto es una de las enseñanzas del carpintero de Nazaret.  Mateo reporta en el capítulo 16 de su evangelio que Jesús preguntó a sus discípulos «Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma?»

El mismo licenciado Moreno hizo una pregunta que nos lleva a la misma interrogante en su carta a Alianza PAÍS del 30 de marzo de 2016 desde Ginebra.  «Debemos ser autocríticos y reconocer que en estos años no hemos logrado llevar elementos inspiradores suficientes para cambiar el YO interior de nuestro pueblo […]  Nuestras estrategias de comunicación y de formación política no han sido suficiente para transformar al individuo».

No debemos mentir.  Tenemos dificultades grandes con nuestra identidad.

No somos católicos.  Lo que se llama catolicismo en Ecuador no es nada más que el resultado de muchas mezclas ancestrales y actuales.  Cuando se impusieron estas enseñanzas a nuestros antepasados, ellos buscaron maneras de seguir adorando a sus dioses de antaño delante de los ojos de la malvada inquisición.  No es esto diferente que cuando vinieron los Incas a hablar de la adoración al sol y a su Inca años antes que los conquistadores.  Los artículos 71 al 74 de la Constitución dan derechos a la Pacha Mama, “donde se reproduce y realiza la vida”.  Mientras una generación se afana por ser católica y seguir el camino de El Cisne a Loja trayendo a su objeto de adoración, la otra utiliza el 20 de agosto para otras actividades mientras dejan a los curuchupas y a las abuelitas que vayan a seguir sus tradiciones incluso quizá enviando a los niños con ellos. No podemos ocultar que la vida del catolicismo en Ecuador está luchando contra un viento fuerte.  No somos ateos, ni socialistas laicos.  A pesar que muchos digan lo que digan acerca de la religión popular descrita en el párrafo anterior, no son en realidad ateos.  El ser humano siempre adora a algo y nosotros mismos somos excelentes ídolos.  También ideologías generan los mismos comportamientos que haría la religión.  Nos gusta copiar las ideas de otros, aprendemos de Nietzche, del Che, de Chávez, de Correa.  Pasamos horas siendo esclavos de las máquinas de bolsillo que contribuyen a la difusión de las ideologías de moda.

Nuestra juventud tiene acceso al mundo.  Tiene acceso a cantidades inigualables de conocimiento y perspectivas. ¿Qué provecho obtendremos si ganamos toda la prosperidad posible pero perdemos nuestra alma? ¿Qué Revolución existe si cambia la infrastructura pero no los corazones?

Sin Reforma no hay Revolución.

Los incas no pudieron ganar nuestro corazón.  Los católicos tampoco pudieron ganar nuestro corazón.  Los políticos del pasado no pudieron ganar nuestro corazón.  La Revolución Ciudadana no pudo ganar nuestro corazón.

Y ahora viene el momento de elegir nuevamente.  Observando la situación actual tengo certeza que Lenín Moreno será nuestro presidente.  Y de hecho probablemente consideraré seriamente hacer el viaje a Chicago para votar por él.  Le debo mucha gratitud por su labor y pienso que hará mucho bien por nuestro país.  Pero tal como ha ocurrido con el Mashi, él no es nuestro mesías, nuestro salvador.  Y no podrá cambiar nuestro corazón.

Solamente el evangelio de Jesús – su verdad inigualable y su poder – pueden hacerlo.  ¿No es hora de empezar esta Reforma?  No nos llevamos bien, solamente nos unimos por el fútbol y por un momento, peleamos, nos tenemos envidia, robamos, matamos, nos insultamos, nos aprovechamos de la desgracia ajena, queremos que nuestros opositores reciban lo peor de lo peor, salimos a protestar, nos escondemos de protestar por el miedo.  Tenemos en nuestras almas un agujero muy grande que siglos de opresión ideológica no han podido llenar.  La Pacha Mama no tiene dones divinos para ser donde se reproduce y realiza la vida.  Cuando pelamos la cebolla que es nuestra fe, llegamos siempre a este ídolo ancestral.  Los dejo con las palabras del escritor de la Carta a los Hebreos, capítulo 11: «Pero en realidad, anhelan una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad». No perdamos nuestra alma.  Hay esperanza.  Hay futuro.  Hay una patria mejor.  ¿Avanzamos?

El evangelio ofrece libertad.  Pero no lo conocemos.  Empezaremos allí la próxima vez.

¡Hasta la victoria siempre!